Tuesday, October 6, 2009

The Sting

Recuerdo un día que estaba viendo Sex and the City cuando entró al cuarto mi abuelita. Muy mala suerte la mía, pues entró en una escena de Samantha. Para aquellos que veían el programa, saben a lo que me refiero. Mi abuelita, con ceño fruncido, me dijo, "Esto es lo que jode a todos los jóvenes de hoy. Este programa tiene la culpa de todo!" A mi abuelita se le hizo muy fácil y razonable culpar a los escritores de SATC de tooodo lo que tiene mal nuestra generación. Otro día, años después, estaba viendo Requiem for a Dream cuando entró mi mamá. Vió la pantalla y me preguntó, "Cómo puedes estar así, un martes cualquiera, viendo esta película tan campantemente? Ya nada les afecta...se les hace cualquier cosa ver imagenes así." Ésto es típico de mi madre, que disfruta criticar todo lo que se ha ido a la mierda de generación en generación-- la forma en que se nos hace normal escuchar música que contiene "bitch" en cada verso, o la falta de reacción al ver escenas de sexo, matanzas o cualquier tipo de violencia. Supongo que hace buen punto- we have become so jaded that we no longer cringe when we're supposed to.

Sin embargo, el día de ayer mi hermana, que actualmente por su trabajo se la pasa investigando sobre pornografía (long story), me mandó un ensayo escrito por Catharine MacKinnon- "Pornography as Defamation and Discrimination". De lo que leí del ensayo, les puedo decir que disfruté del estilo de la escritora- it was different and refreshing for a professor, quienes tienden a ser mas secos y clínicos al escribir. Digo "de lo que leí", porque la verdad es que no pude terminar el ensayo. Y no, no porque estaba aburrido o porque encontré algo mejor que hacer, pero porque sus palabras llegaron a ser tan fuertes que por fin sentí un sting. I actually cringed, for once. En las páginas que le tomaron a la escritora para llegar a su conclusión (que se debe de prohibir la pornografía, for reasons I'm too lazy to get into right now), describía escenas pornográficas con palabras que me convencieron que yo nunca podría ver porno en mi vida.
Consta recordar que soy mujer de una nueva generación, y aparte escritora educada de manera que se puede llamar liberal, y aparte fanática del cine y del arte que tienden contener violencia, ya sea sexual o no. Conozco a gente que no puede ver A Clockwork Orange porque las imagenes les duelen, o que al ver la última escena de Taxi Driver juran prohibírsela a sus hijos por su propio bien...pero yo siempre he tenido cierta tolerancia para cosas así. Until now, apparently.

Nunca les ha pasado que leen un libro que después convierten en película, y piensan que el libro fue mucho mejor? Me ha pasado a mi ya varias veces (y también lo opuesto, pero muy pocas veces). Yo creo que esto es porque al leer, somos libres para usar nuestra imaginación- el texto se convierte en película en nuestra mente, pero nosotros somos el director, y el editor, y el camarógrafo, todo. We have absolute creative freedom, absolute creative control. Y al verlo en la pantalla, todo está restringido dentro de la mente de alguien más, y la mayoría de las veces, esto lo hace menos espectacular y menos apantallante.
Yo sé muy bien que este punto se puede debatir- hay muchas personas que piensan que cuando las palabras se convierten en imagenes en una pantalla, es mucho más impactante- pero una parte de mi no puede evitar pensar que dichas personas no son verdaderos lectores. Aquellos que se sumergen en el poder de las palabras, y que al cambiar de hoja entran en un mundo nuevo, completamente libre, completamente suyo.

Parte de mi sintió un tipo de alivio al leer el ensayo de MacKinnon- it feels good to find out we're not completely dead inside, not entirely jaded. Luego trataré de terminar el ensayo, simplemente por interés y curiosidad, and because it was actually pretty damn good, sin importar tu opinión personal acerca del tema discutido. Y cada vez que sienta el sting, y me de tentación saltar al siguiente párrafo, me acordaré de mi madre y de mi abuelita. Don't lose all hope yet, momma, I'm still able to feel.

4 comments:

  1. jaja... estoy tan feliz al leer tu post... la, la, la, la...
    horas he discutido con mi prof acerca de mackinnon...
    para mi se convirtió en un pilar a desarticular. y sus palabras, aunque son incisivas y punzantes, no se compararon a las imágenes que llegué a ver. y esto porque para ver, exactamente, de qué hablaba, acabé en los mundos que incluso ella, creo, sería incapaz de confrontar.
    y sí, it felt good to feel a sting too. yo también creía no tener límite. pero, oh, sí lo tengo. muchos, muchos, muchos. al final, no dejaré de ser daddy's little girl.

    ReplyDelete
  2. yo llegue a pensar que eras insensible tambien... que todo te valia... jajaj guess everyone has that sting point... or points...

    ReplyDelete
  3. Fathers and teachers, I ponder: what is hell? I maintain that it is the suffering of being unable to [feel].

    - Fyodor Dostoyevsky

    ReplyDelete